El objetivo de este estudio fue examinar las asociaciones entre la obesidad en la mediana edad e inicio de la vejez con los marcadores del envejecimiento cerebral en las imágenes de resonancia magnética(IRM).
Analizaron los datos recopilados en el estudio NOMAS (Northern Manhattan MRI Sub-Study), que incluyó 1.289 casos. Los puntos de interés fueron: el índice de masa corporal (IMC), la circunferencia de la cintura (WC), las relaciones cintura-cadera y los niveles plasmáticos de adiponectina. Los resultados de interés fueron: el volumen cerebral total (TCV), el grosor cortical, el volumen de la sustancia blanca hiperintensa (WMHV) y los infartos cerebrales subclínicos (SBI). Utilizando modelos de regresión logística y lineal multivariables ajustados por factores sociodemográficos, comportamientos de salud y factores de riesgo vascular, estimaron los coeficientes β (o odds ratios) y los intervalos de confianza (IC) del 95% y probaron las interacciones con la edad, el sexo y la raza/etnia.
En promedio al inicio, los participantes tenían 64 años y 10 años de educación; El 60% eran mujeres y el 66% eran hispanos caribeños. El intervalo de tiempo medio entre el inicio y la IRM fue de 6 (3) años. Un mayor IMC y WC se asociaron significativamente con cortezas más delgadas (IMC β [IC 95%] −0.089 [−0.153, −0.025], WC β [IC 95%] −0.103 [−0.169, −0.037] en modelos totalmente ajustados. De manera similar, en comparación con aquellos con IMC <25, los participantes obesos (IMC ≥30) exhibieron un grosor cortical menor (β [IC 95%] −0.207 [−0.374, −0.041]). Estas asociaciones fueron particularmente evidentes para las personas menores de 65 años. Se observaron asociaciones similares, pero más débiles para TCV. La mayoría de las asociaciones con WMHV y SBI no alcanzaron significación estadística.
Concluyeron que la adiposidad al inicio de la vejez, está relacionada con la reducción de la materia gris global más adelante en la vida en esta muestra diversa, y que son necesarios estudios futuros para dilucidar las relaciones causales y explorar asociaciones específicas de la región.

FuenteNeurology, Aug 2019; 93 (8): e791 -e803